Que la ansiedad no te arruine las fiestas

sintomas-de-ansiedad-fiestas

Las fiestas pueden ofrecer muchas razones para estar estresados, como por ejemplo las invitaciones a fiestas, comprar y envolver regalos, preparar cenas… Pero para la mayoría, la principal fuente de estrés es la familia y las tradiciones en general. Si bien estas actividades están cargadas de felicidad y cariño, es una realidad que las actividades familiares raramente funcionan de acuerdo con un plan y este porcentaje de espontaneidad puede ser muy estresante para alguien que tiene una tendencia a la ansiedad.

En la mayoría de los casos el problema tiene raíces complejas. De acuerdo con algunos estudios en el tema, existen dos razones básicas que disparan la ansiedad en estas fechas:

Recuerdos. Estas fechas provocan un inevitable estado de reflexión, que puede llevarnos a pensar en tiempos pasados. Algunos de estos recuerdos pueden ser muy buenos, agridulces o simplemente amargos. Las fiestas revuelven mucho los sentimientos y esto puede llevarnos a sentirnos ansiosos o deprimidos. Más aún, en estas fecha hay una mayor tendencia a pensar en nuestros planes y en todo lo que ha cambiado, para bien o para mal.

Personas. Puede ser que en navidad te veas forzado a pasar el tiempo con personas que sueles evitar durante el resto del año, simplemente porque es navidad y hay que compartir. Esto puede añade un tinte negativo ha esta temporada, en la cual las expectativas están puestas en que sea feliz y perfecta.

Existen maneras saludables de abordar estos dos problemas típicos de las fiestas. Algunos consejos útiles son:

Controla tus expectativas.

Si bien es una época celebrada, no puedes esperar resolver todos tus problemas en este momento preciso, no le pongas ese tipo de presión a las fiestas. Por otro lado, la Navidad puede no ser la fiesta fabulosa que estás esperando. Planea cómo va a manejar los sentimientos de ansiedad o depresión que puedan surgir.

Cambia las tradiciones.

Siguiendo consejos similares a los que aportaría una Terapia Cognitivo Conductual, si ver a ciertas personas te causa estrés y puedes evitarlo, evítalo. Si siempre tienes que ofrecer tú la cena y eso te causa mucho estrés, informa a tus familiares que en esta ocasión no va a ser posible. Sólo porque siempre has hecho lo mismo, no significa que estás obligado a hacerlo.  Muchas veces es difícil decir que no, pero a veces es preferible pasar  por el momento incómodo de decir esta sencilla palabra que lidiar con las consecuencias de aceptar algo que no queríamos hacer en primer lugar y hacerlo con mala actitud, conoce tus límites y exprésate.

Adáptate.

A veces no nos queda más opción que hacer lo que no queremos o compartir con las personas que idealmente no querríamos compartir, porque en la vida alguien tiene que ceder. En este sentido el final de un año es un buen momento para estar agradecidos y mantener una actitud positiva de cara al año que comienza. Decide desde ya que que nadie tiene el poder para quitarte tu alegría y apégate a esto. Busca momentos para ti, para recargar tus baterías y reflexionar, aun si tu situación no es la ideal.

No te agotes.

Es un hecho que el agotamiento inevitablemente causa más ansiedad. Es normal querer quedar bien con todas las personas y desear asistir a todas las actividades, pero a veces simplemente no se puede. Organiza tu agenda y no te presiones por lograr ver a todas las personas e ir a todas las fiestas, como decía antes, es una fiesta hermosa, pero es una fecha en el calendario, siempre tendrás otras oportunidades de saludar a tus seres queridos y celebrar durante el resto del año.

Para más consejos y conocer más sobre la ansiedad puedes visitar mi página venciendotuansiedad.com.

Por lo pronto te deseo muy felices fiestas, que el año que pronto comienza sea una nueva oportunidad para mejorar.

Ester Solís

Leave a Comment

Copyright @2015