Pérdida de cabello y ansiedad

La ansiedad no se limita a hacer que te sientas confundido, de mal humor o angustiado, es bien sabido que también tiene un efecto físico en tu cuerpo en incluso en tu apariencia. Hay síntomas físicos evidentes e inmediatos tales como aumento del ritmo cardíaco, dificultad para respirar y náuseas, pero algunas personas pueden experimentar síntomas más complejos que se producen como resultado directo de la ansiedad. Uno de estos es el deterioro y pérdida del cabello.

La caída de cabello puede tener muchas causas distintas y no necesariamente está relacionada con ansiedad, ya que puede darse por factores genéticos, alimentación o por alguna enfermedad. Sin embargo, ciertamente manejar altos niveles de estrés y ansiedad por un largo periodo de tiempo es una causa ampliamente reconocida de pérdida de cabello.

¿Cuál es el ciclo de vida del cabello?

El cabello crece de los folículos pilosos, que se encuentran justo debajo de la superficie de la piel. Los cabellos se componen de una proteína llamada queratina. Los folículos  necesitan muchos nutrientes y producen células vivas de queratina, sin embargo el pelo que vemos está compuesto de células de queratina muertas.

Cada folículo tiene un ciclo de vida propia, que se divide en tres períodos: anágena, catágena y telógena. La fase anágena es la etapa de crecimiento y puede durar de dos a seis años. La fase catágena es un período de transición de dos o tres semanas entre la etapa de crecimiento y la etapa de reposo. La fase telógena es el período de reposo y caída del cabello, que dura unos tres meses. El adulto promedio tiene más de 100.000 cabellos en el cuero cabelludo y es normal perder alrededor de 100 cabellos al día.

¿Cómo puede la ansiedad afectar el cabello?Sintomasdeansiedadcaidacabello

En un estudio efectuado por la Universidad de California en Los Angeles -UCLA-, los investigadores, accidentalmente, encontraron que al usar un medicamento para bloquear la hormona del estrés, la caída de cabello se detenía e incluso comenzaba a revertirse.

Esto tiene una explicación interesante. Lo que sucede es que mantener el cuerpo constantemente preparado para huir o pelear -que es lo que sucede durante un estado de ansiedad prolongado- requiere mucha energía. Entre más tiempo se prolonga la ansiedad, son más los nutrientes que el cuerpo consume para compensar este gasto innecesario. Como parte de la respuesta de la ansiedad, también puede darse un cambio en la distribución del flujo de sangre en el cuerpo, esto para aprovechar este recurso de la mejor manera posible y en las zonas del cuerpo que más lo necesitan. En este orden de prioridades, se suele disminuir el flujo sanguíneo al cuero cabelludo. Un buen flujo de sangre al cuero cabelludo es esencial para el crecimiento del cabello debido a que los nutrientes son transportados al cuero cabelludo a través del torrente sanguíneo. Este cese de irrigación puede causar que muchos folículos entren en estado latente de manera prematura y por ende, los cabellos se caigan más pronto y en mayor cantidad.

Tipos de caída relacionados con estrés.

Telógeno efflivium. En este tipo de caída más cabellos de lo normal entran en la fase de descanso -telógena- y posteriormente comienzan a caerse en grandes cantidades. Se cree que cuando estamos bajo mucho estrés, los folículos reciben de manera más constante una señal para entrar en reposo. Este tipo de caída está más asociada por un evento estresante temporal, como por ejemplo una cirugía o un cambio de trabajo

Alopecia areata. Pérdida repentina de grandes bloques de cabello, asociada con el sistema inmunológico. Este tipo de alopecia puede ser causada por factores diversos, pero se sabe que el estrés es uno de ellos. En este caso puede suceder que el cabello entre en un ciclo de crecimiento y caída que puede alterar la calidad del cabello.

Trichotilomanía. En este caso la persona, sin percatarse, está constantemente arrancando cabellos de su cabeza, cejas o pestañas.

¿Qué se puede hacer para revertir el daño?

Afortunadamente, cuando el cabello se cae debido a altos niveles de ansiedad, los folículos pilosos no están dañados, por lo cual, con las medidas necesarias, el cabello perdido se puede recuperar.

  • Consulta con un profesional. Tomando en cuenta que es difícil conocer la causa precisa de la pérdida de cabello, es una buena idea consultar con un profesional en el tema.
  • Cuida tu higiene capilar. Usa productos de baño apropiados a tus necesidades y cepillos que tengan cerdas suaves.
  • Alimentate bien. También tenemos que ayudarle a nuestro organismo a reponerse del consumo de energía y nutrientes, por lo cual tenemos también que revisar que nuestra dieta sea balanceada, rica en vitaminas y minerales.
  • Busca tratamiento para tu ansiedad. Si crees que efectivamente estás perdiendo cabello por ansiedad y estrés, entonces es muy importante buscar disminuir los niveles de ansiedad. La buena noticia es que cuando la caída de cabello es un síntoma de ansiedad y estrés, se puede confiar en que el cabello va a volver a crecer.

El tratamiento para la ansiedad no es algo sencillo y toma tiempo, por ello es importante que tengas paciencia. Normalmente no nos percatamos, pero la ansiedad es algo que se va construyendo poco a poco dentro de nosotros, no es algo que aparece de la noche a la mañana. Por lo tanto superarla va a tomar tiempo y siempre se suelen tener un par de tropiezos. Si quieres conocer un poco más sobre la ansiedad, sus síntomas y sus efectos sobre el cuerpo, así como aprender algunas herramientas interesantes para superar este tipo de trastornos, te recomiendo que hagas click aquí para que  visites la página de la guía Venciendo tu Ansiedad, la cual escribí como parte de mi experiencia de superación de la ansiedad.

 

 

Leave a Comment

Copyright @2015