La importancia de reconocer síntomas de ansiedad en niños

Hoy se celebra el día del niño en mi país, Costa Rica, y aunque sé que la fecha de esta celebración es diferente entre todos los países del mundo, quiero aprovechar la oportunidad para concentrarme en este tema.  La infancia es una etapa hermosa, llena de descubrimientos, de curiosidades y de alegría. Sin embargo en el caso de algunas personas, la ansiedad toca a su puerta desde los primeros años de vida y si se ignora o se deja sin tratamiento, esto los puede influir para siempre.

La niñez es una etapa crucial de desarrollo y es el momento en el que vivimos un sin fin de nuevas experiencias y situaciones. Como parte de este proceso surgen miedos que son considerados parte del natural del crecimiento, por ejemplo, a los ocho meses de edad, un bebé puede reconocer los rostros que le son más familiares, por lo cual  desarrolla temor a los extraños. Más adelante surgen los temores a la oscuridad y a lo desconocido y cuando están más grandes, aproximadamente a partir de los siete años, pueden expresar todo tipo de miedos: a los animales, a la soledad, a los monstruos o fantasmas, entre otros. Lo normal es que todos estos temores y ansiedades se desvanezcan con el tiempo, pero hay factores diversos que pueden causar que no lo hagan o que surjan nuevos y es por ello que hay que prestar atención.

¿Por qué los niños padecen ansiedad?

A grandes rasgos, la ansiedad es una respuesta natural de cuerpo humano y en sus niveles saludables, nos permite estar alertas ante el situaciones de peligro y nos hace reaccionar de la manera más acertada. Todos tenemos esta respuesta, pues es parte de nuestro paquete de supervivencia, de modo que nacemos con ella y es, de hecho, muy importante. Sin embargo, esta respuesta se puede desajustar y es ahí cuando se convierte en un problema, pues nos hace ver amenazas donde no las hay y causa que se desencadenen una serie de reacciones -como palpitaciones aceleradas, respiración rápida y dilatación de pupilas- en momentos en los que no parecen tener sentido. En adultos es muy común que la ansiedad se salga de control, debido, entre otros factores, al estrés del día a día y al ritmo de vida acelerado, pero los trastornos de ansiedad no son exclusivos de los adultos, pues según estudios recientes se calcula que entre un 6% y un 20% de los niños y adolescentes padecen ansiedad.

Si bien, como decía, la ansiedad es parte de nosotros y en cierta medida es importante, una vez que se sale de control, no se va por sí sola, es necesario buscar un tratamiento que nos permita restablecer el equilibrio. Esto es complejo, pues no existe un tratamiento ideal o único, sino un gran abanico de opciones y alternativas y su efectividad depende de cada persona, de acuerdo con sus gustos o necesidades. Por ello para algunos es fácil superar su trastorno de ansiedad por medio de terapia, mientras que otras personas requieren medicamentos y para algunos la clave con las técnicas de relajación y ejercicios como yoga, por ejemplo.

En el caso de los niños, tendemos a pensar que llevan una vida relajada, tranquila y sin preocupaciones, sin embargo no son inmunes al estrés. Cada vez son más los niños diagnosticados con trastornos de ansiedad como ansiedad por separación, ansiedad generalizada, fobias, estrés postraumático, pánico y trastorno obsesivo compulsivo.

Hay algunos momentos en el desarrollo de los niños en los que es natural que expresen ansiedad, por ejemplo cuando tienen que separarse de sus padres por primera vez, cuando van a comenzar a ir a la escuela o antes de un examen. No es fácil trazar la línea entre los niveles de ansiedad normales y naturales y el punto en el que se está desarrollando un trastorno. Se puede decir que, como con los adultos, la clave está en estar atentos y evaluar si sus inquietudes y ansiedades comienzan a interferir con su vida cotidiana, pues esta es la señal más clara de que algo no anda bien.

Dejar la ansiedad sin tratamiento puede tener muchos efectos secundarios en la vida de un niño, como baja autoestima, depresión, dificultad para desarrollar relaciones personales, bajo rendimiento escolar, inseguridad, entre otros. Además aumento el riesgo de sufrir trastornos más complejos en la adultez.

Reconociendo la ansiedad en niños

Los principales síntomas de la ansiedad en la infancia son bastante parecidos a los que padecen los adultos, como dolor de cabeza, opresión en el pecho, dificultades para respirar, molestias estomacales y los niños también pueden presentan llanto o ganas de llorar.

Los trastornos de ansiedad en niños pueden ser difíciles de reconocer y los niños pueden ser muy hábiles para disfrazar su ansiedad. A veces podemos confundir la ansiedad con pereza, falta de confianza, o enfermedad.

Algunas señales clave de que se trata de ansiedad son:

  • Muestra un fuerte rechazo al cambio.
  • Tiene miedo a ciertas situaciones.
  • Presenta problemas de aprendizaje en clase.
  • Padece de dolor de estómago u otras molestos estomacales como náusea, vómito o diarrea. También puede presentar otros síntomas de ansiedad como sudoración, temblores, palpitaciones aceleradas, pero en el caso de los niños, se ha comprobado que las molestias estomacales son clave.
  • Presenta temores nocturnos.

¿Cómo ayudar a un niño con ansiedad?

Los niños se sienten más seguros cuando cuentan con rutinas y estabilidad. Respetar sus horarios de comida, sueño y diversión, puede brindarles la tranquilidad que necesitan para superar sus temores y ansiedad.

Es esencial prestarles atención y hablar con ellos, escuchar sus inquietudes y temores y despejar sus dudas, incluso los niños más pequeños, tienen muchas cosas que pueden expresarnos por medio de sus juegos, por ejemplo.

Puede ser buena idea practicar algunas técnicas de relajación y respiración con el niño, éstas le pueden ser muy útiles a lo largo de toda su vida. Se pueden tomar las instrucciones y darles un aire de juego, para que sean más divertidas.

No descartes el consultar con un especialista que pueda dar luz a tus dudas y ayudarte a encontrar el tratamiento ideal.

Infórmate sobre el tema, aprende cómo funcionan los trastornos de ansiedad y pánico.  El conocimiento es una gran herramienta para superar cualquier obstáculo y el caso de los trastornos de ansiedad no es la excepción.  Si deseas más información sobre la ansiedad y cómo vencerla, te invito a visitar la página oficial de mi guía, Venciendo tu Ansiedad, haciendo click aquí.

Leave a Comment

Copyright @2015