La depresión, la enfermedad

En el 2014 murió el actor y muy apreciado comediante Robin Williams, uno de los hombres más graciosos y carismáticos de Hollywood. Su muerte sacudió el mundo entero y es que este hombre tan amado por tantos decidió quitarse su vida tras un largo periodo de depresión profunda.

Es imposible no sentirse impactado con esta noticia, porque nos recuerda que la depresión es una enfermedad real, presente y que sí, lamentablemente, puede llegar a sumir a las personas en una estado de desolación tal, que sienten que la única salida es la muerte.

Definitivamente es una noticia que da pie a la discusión sobre el tema. Tengo que confesar que lo pensé mucho antes de escribir sobre esto, pues acá no estoy hablando de la celebridad o del reconocido actor, ni siquiera del hombre que sacó tantas sonrisas, sino que estoy hablando de la muerte de un padre, un esposo, un amigo… Finalmente concluí que la discusión sí es importante, no porque la muerte de este ser humano tan especial sea un tema de actualidad y esté siendo ampliamente comentado, sino porque en este momento preciso hay muchas personas más que están sintiéndose en el borde del abismo y es importante crear consciencia. Porque tal vez si quienes están a su alrededor comprenden que la depresión y el suicidio no tienen nada que ver con llamar la atención o con ser egoístas, van a poder hacer algo útil al respecto, más allá de decir cosas como “Todo está en tu cabeza” o “Alégrate y ya”.

A pesar de que sus causas pueden variar, la depresión en su expresión clínica es una enfermedad. El problema, creo yo, está en que la palabra “depresión” es utilizada de manera indiscriminada para referirse a cualquier tipo y nivel de tristeza, y esto, en parte, ha causado que el Trastorno de Depresión sea tomado a la ligera. Es un tema complicado, pues a los humanos nos gusta comparar, medir y calcular constantemente y en ese sentido ¿Cómo podemos reconocer y decidir si el sufrimiento de otra persona es mayor o más válido que el propio? Lo cierto es que la depresión es algo que no se puede racionalizar fácilmente y no se trata de simplemente sentirse “un poco mal por un rato”.

Es importante aclarar que este trastorno no tiene una expresión definitiva. Si bien solemos asociar depresión con tristeza profunda y esto es cierto para muchas personas, más que tristeza, realmente lo que más se define a la depresión es una gran apatía y desesperanza, junto con otro gran abanico de síntomas. La depresión tampoco tiene una causa única, por ello es muy difícil adjudicarle una lógica. Muchos se preguntan cómo alguien que lo tiene todo -que puede parecer el caso del señor Williams- puede estar deprimido, pues lo que sucede es que la depresión no funciona de una manera sencilla. Existen factores del entorno que definitivamente influyen en el desarrollo de este trastorno, como abusos y violencia en el hogar o consumo de drogas o alcohol, pero la depresión no es excluyente y existen muchos otros factores que entran en juego, como la herencia genética, la personalidad, desequilibrios en la química del cerebro e incluso algunas enfermedades que también traen consigo una propensión a desarrollar depresión, como diabetes o enfermedades del corazón.

En otras palabras, Robin Williams no murió porque tuviera carencias o fuera egoísta o débil, su muerte fue una consecuencia muy dolorosa de su enfermedad. Las personas deprimidas no desean estar deprimidas, es una enfermedad, por más difícil que sea para muchos aceptarlo. Sólo quiero cerrar diciendo que al tratarse de una enfermedad, la depresión puede y debe ser tratada y se puede superar. Si sientes que estás padeciendo esta enfermedad, busca ayuda y habla con tus seres queridos, no tienes que pasar por esto solo, porque no estás solo.

  • Liliana May 1, 2015, 1:41 am

    Hola me llamo Liliana y teno 30 años mi pregunta es sí tengo este problema detectado claramente con que especialista debo acudir para pedir ayuda?? Sicólogo? Psiquiatra? Tanatologo? Gracias !!!

Leave a Comment

Copyright @2015