Insomnio y ansiedad

El insomnio es el más común de los trastornos del sueño. Difícilmente es un problema por sí solo, normalmente es un síntoma de algo más. El problema que causa el insomnio es diferente de persona a persona. Es, de hecho, uno de los síntomas de ansiedad más constantes y desgastantes y esto es cierto para casi todos los tipos de ansiedad. La hora de dormir es un momento de calma y tranquilidad general, el cual, fácilmente se presta para que empecemos a ponerle más atención de la que deberíamos a las cosas que nos inquietan. Por ejemplo, si padecemos ansiedad ante la muerte, este es normalmente el momento en el que maximizamos dicho temor, pensando en qué podría pasar el día de mañana. Si, por otro lado, es la ansiedad social nuestro problema, es en la noche cuando más podemos mortificarnos por cosas que creemos hicimos mal frente a otros o podemos empezar a torturarnos con la posibilidad de una presentación pública al día siguiente.

Cuando nos encontramos despiertos en la noche, sin esperanzas de recuperar el sueño o  cuando llevamos tres horas dando vueltas en la cama y pronto tenemos que levantarnos para ir a trabajar, es natural, de repente, tener una fuerte sensación de desesperanza.

La relación ansiedad y agotamiento es muy estrecha, pues normalmente un organismo exhausto, por las razones que sean (físicas, mentales o emocionales) es un organismo con mayor tendencia a estar sensible ante estímulos externos. El insomnio es un síntoma de ansiedad muy tramposo, pues es también, un factor de mantenimiento para la misma (como un combustible). A veces no logramos conciliar el sueño porque tenemos altos niveles de ansiedad, otras veces, so diferentes los factores que nos llevan a perder la capacidad de dormir por la noche y esto nos comienza a generar ansiedad.

Está claro, que, de primera impresión, las personas no toman muy enserio. Las primeras noches sin dormir, la mayoría asumen que el problema es temporal y que se va a marchar solo. Existen diferentes causas para sufrir insomnio y algunas de ellas, sí son, efectivamente, temporales, como enfermedades, cambios hormonales, cambios en los ciclos circadianos(como cuando hacemos viajes largos y cambiamos husos horarios). Este no es el caso cuando el insomnio emerge de un trastorno de ansiedad. Quien padece insomnio por ansiedad, suele anticipar sus problemas y catastrofizar. Normalmente, a parte de no lograr dormir, agregan de una vez presión sobre día siguiente, pensando que va a ser un día terrible porque no durmieron.

El insomnio por ansiedad se puede superar si se aborda con un tratamiento apropiado. Es recomendable visitar a un profesional en el tema, particularmente si has intentado abordar el problema por tu cuenta y no percibes mejoría. Tratar la ansiedad puede, definitivamente, ayudarnos a superar el insomnio. Particularmente si buscamos un tratamiento que se base en Terapia Cognitivo Conductual que nos ayude a cambiar nuestros patrones de pensamiento con respecto al insomnio.

Otro paso esencial para superar el insomnio, es reeducarnos en cuanto a hábitos de dormir. El cerebro necesita calma para relajarse. Muchas veces no nos percatamos, pero ver televisión, jugar videojuegos o utilizar la computadora antes de dormir, no es una buena idea, pues estas actividades estimulan mucho nuestro cerebro y después se hace más difícil encontrar la calma. También es importante que respetemos horarios, los horarios nos ayudan a, por así decirlo, entrenar a nuestro cuerpo para que sepa cuando es tiempo de estar activo y cuando es el momento de dormir.

Nuestro organismo es como una máquina y, normalmente, sabe muy bien lo que tienen que hacer, sin embargo, a veces tenemos que ayudarle a recibir las señales que necesita para trabajar correctamente. Estamos hechos para dormir por la noche (cuando no hay luz) y estar despiertos por el día. Es muy importante, para muchas razones diversas, tomar suficiente sol y evitar, por la noche, mucha luz artificial. Si tomamos sol durante el día, es más fácil que nuestro cuerpo comprenda que en la noche debe descansar, así de simple. Piensa en tu rutina diaria, es probable que durante el día raramente saques un momento para recibir un poco de luz solar y por otro lado, estés muchas horas bajo luces artificiales. En realidad, no es de extrañarse que el organismo se confunda.

Es importante buscar ayuda para superar el insomnio, pues este puede generar muchos problemas colaterales, como complicar nuestro cuadro de ansiedad, generar depresión, bajar nuestro rendimiento diario, entre otros. Si te interesa saber más sobre el tema y, particularmente, superar tu ansiedad, te recomiendo que hagas Click Aquí para conocer más sobre el programa Venciendo Tu Ansiedad.

Leave a Comment

Copyright @2015