Fatiga crónica y ansiedad

Algunas veces sientes que la ansiedad te drena la energía y la motivación. La fatiga es uno de los síntomas de ansiedad más desgastantes, que además multiplica el ciclo de la misma. La ansiedad es considerada un estado emocional, que nos afecta de manera física. Juntas, la ansiedad y la fatiga, forman un círculo vicioso: cuerpo está cansado pues está siempre alerta y está siempre alerta, porque está agotado. A veces puede presentarse en niveles más bajos o puede ser muy severa. Cuanto estamos fatigados, empezamos tareas con mucha dificultad, nos cuesta terminar las cosas y cuando lo logramos, quedamos exhaustos.

La ansiedad generalizada, al ser una respuesta que está surgiendo fuera de lugar (no estamos realmente en una situación que amerite prepararnos para enfrentar el peligro) produce una serie de síntomas que también están fuera de lugar, así como una serie de confusiones dentro de nuestro organismo. Es por esto normal que aparezcan la fatiga y el insomnio.

Este cansancio va más allá de una necesidad de dormir, la fatiga puede causar somnolencia, pero es más una falta general de energía y motivación. La fatiga, como la ansiedad, es una respuesta natural a hacer ejercicio, a tener un sueño interrumpido, o  surge cuando nos encontramos en una situación emocional.

Existen algunos consejos y cambios de estilo de vida, que te pueden ayudar a mejorar los niveles de energía y a bajar los niveles de ansiedad:

  • Las rutinas son clave. Tener horarios estrictos y rutinas establecidas en cuanto a las horas de comer y de dormir. Los adultos deben obtener entre 7 y 10 horas de sueño cada noche.
  • Comer y beber. Sigue una dieta saludable y bien balanceada. Si consumes cafeína (café, té o gaseosas), procura que sea antes de las 4:00pm. Evita o controla el consumo de alcohol, pues si bien es un sedante, puede no ayudar a obtener un descanso profundo.
  • Ejercicio. El ejercicio ayuda a reducir el estrés, disminuye el insomnio y mejora la sensación general de bienestar. Puede ser difícil al principio, pues estamos comenzando con un organismo agotado, pero conforme vas logrando crear condición, verás como aumentan tus niveles de energía.
  • Descansos diarios. Es importante tomar descansos cortos durante el día, para meditar o hacer una siesta.
  • Escuchar música. La música, se dice,  tiene efectos tan relajantes como una sesión de masajes.
  • Un poco de oscuridad. Las condiciones en que dormimos son también muy importantes. Mantén tu dormitorio oscuro y evita temperaturas extremas.

Estar cansado y falto de energía, es un síntoma de ansiedad muy común, sin embargo, también puede ser señal de una condición médica más seria.  Si hacer cambios en tu rutina diaria, tales como dormir bien por la noche, comer sano o reducir el estrés, no ayudan a aliviar la fatiga,  es recomendable ver a un médico. Muchas veces, si se trata la causa subyacente de la fatiga, se puede aliviar la misma.

Por otro lado, si a pesar de dormir bien por las noches, te sientes agotado, es bueno que el doctor lo sepa. Un estado de fatiga puede ser señal de un desequilibrio en la glándula tiroidea (la cual regula el metabolismo del cuerpo) o puede acompañar alguna enfermedad del corazón, hígado o ser señal de cáncer. Si te sientes exhausto todo el tiempo, es buena idea, como referencia, llevar un diario sobre tus hábitos, para que el médico pueda saber si nuestro problema es que duermes mal, estás sufriendo insomnio o se trata de una condición completamente diferente.

Si sufres de un cuadro de ansiedad, no la dejes crecer. La ansiedad se puede tratar y se puede superar. Su tratamiento depende, en gran medida de la persona que la padece.  Para algunas personas es efectiva la terapia, para otros no lo es y funcionan mejor los medicamentos. Si te interesan los métodos alternativos y naturales, te recomiendo la guía Venciendo Tu Ansiedad, Haz Click Aquí para más información.

 

Leave a Comment

Copyright @2015