Expectativas: causa y síntoma de ansiedad

Desde hace tiempo, respuestas naturales de nuestro cuerpo se están convirtiendo en trastornos y algunos dicen que esto es una consecuencia tanto de las ventajas como de las exigencias de la sociedad en que vivimos. A veces confundida con una enfermedad, la ansiedad no es otra cosa más que una de estas respuestas naturales que dado el ritmo de vida actual, en ciertos momentos se sale de control. La ansiedad en sí no tiene nada de malo, es una reacción para ayudarnos a actuar frente a lo que nuestro cerebro interpreta como un peligro. Sin embargo, como sucede en momentos en los que no hay un peligro evidente, los síntomas que desencadena causan mucha confusión y malestar.

Recientemente leí un artículo muy interesante sobre el tema. Al parecer la idea de progreso que existe actualmente hace que tengamos más expectativas sobre todos los aspectos de nuestras vidas y, por ende, vivamos con una gran desilusión ante la realidad o ante la manera en la que las cosas se desenvuelven.

Una expectativa es simplemente una suposición centrada en el futuro, la cual puede o no ser realista. Quienes padecen ansiedad normalmente se ven acechados por sus expectativas.  Si de algo me he percatado en mi experiencia con la ansiedad, es que está cementada en dualidades, de modo que muchas causas de la ansiedad pueden también ser síntomas de la misma. Este es el caso de las expectativas, en algunas ocasiones son ideas que construimos y que, al no cumplirse causan ansiedad. En otros casos, la ansiedad nos hace siempre tratar de ver más allá y querer saber todo lo que va a pasar y esto, nos lleva invariablemente a crearnos expectativas, para bien o para mal.

Básicamente el forjarnos expectativas puede afectar nuestra ansiedad de dos maneras distintas, en primer lugar, nos afecta con respecto a lo que deseamos ser, tener o hacer -expectativas con respecto a nosotros mismos- y en segundo lugar, lo que anticipamos que va a suceder, esa intolerancia a la incertidumbre -expectativas con respecto a nuestro futuro.

En muchas ocasiones, las expectativas que con respecto a como debería ser nuestra vida hacen que seamos muy duros con nosotros mismos y esto es algo de lo que saben mucho quienes padecen ansiedad, particularmente quienes sufren de ansiedad social o cualquier tipo de ansiedad por rendimiento, que suelen recriminarse a sí mismos el no poder hacer ciertas cosas o el no hacerlas tan bien como desearían.

A veces, estas mismas expectativas son las que alimentan nuestra necesidad de control, son en parte, las que llevan a comportamientos perfeccionistas o nos hacen desarrollar rituales obsesivo compulsivos. En la teoría, el perfeccionismo puede sonar como algo bueno, sin embargo, sin embargo en la práctica puede causar dificultad para completar tareas, miedo al fracaso, meticulosidad extrema, catastrofismo y, finalmente, improductividad. De igual manera los rituales o amuletos que desarrollan las personas que sufren de trastorno obsesivo compulsivo, los cuales le permiten hacer las cosas, pero con muchas limitaciones auto impuestas.

Por otro lado están las expectativas con respecto al futuro. No es ningún secreto que  quienes padecen ansiedad tienen una gran tendencia hacia un pensamiento negativo, lo que hace que sus expectativas tengan un tinte de catastrofismo. Para explicarme, es normal que alguien con altos niveles de ansiedad sienta que todo va a salir mal o de la peor manera posible, generando aún más ansiedad.

Las expectativas pueden paralizarnos o complicar nuestra ansiedad. Pero como muchos otros síntomas de ansiedad, podemos aprender a reconocer cuando estamos poniéndonos demasiada presión y estamos esperando resultados imposibles.

Existen maneras simples de enfrentar como por ejemplo hacer ejercicios de visualización que te ayuden a aceptar las posibilidades. También es una buena idea intentar desarrollar un pensamiento realista, esto quiere decir, hacer un esfuerzo por percibir el mundo de manera balanceada, sin exagerar en negatividad, pero tampoco en positivismo. Conoce tu ansiedad. Si te interesa conocer otras maneras de superarla haz click aquí, para visitar la página principal de Venciendo tu Ansiedad.

Leave a Comment

Copyright @2015