Estigmas sociales de tener ansiedad

Si bien este no es un síntoma de ansiedad en el sentido más estricto de la palabra, es innegable que en el momento en que mencionamos cualquier trastorno, desajuste o enfermedad de la mente, muchas personas tienen un impulso inmediato a juzgar.  Ciertamente la sociedad es ahora un poco más comprensiva que en el pasado, pero los estigmas aún existen.

La ansiedad es considerada un trastorno mental y, como tal, son muchos los estigmas y mitos que la rodean. El estigma social es, esencialmente, la visión negativa que otros pueden proyectar sobre las personas que revelan imperfecciones o problemas particulares. Es evidente que nadie es perfecto, pero la sociedad nos pone una gran presión por aparentar que sí lo somos.

Uno de los principales problemas que traen consigo los estigmas sociales, es que en algunos casos (muy extremos) pueden conducir a las personas a rechazar o excluir a otros, en otras palabras a una discriminación. El temor a esta posibilidad es tan fuerte, que una persona con algún problema psicológico puede llegar a pensar que si revela su problema a sus amigos o si busca ayuda profesional, puede a sufrir graves problemas sociales o profesionales. Es por este temor a tener que enfrentar el posible rechazo, que muchos deciden aislarse, mantenerse alejados de los demás y no buscan tratamiento, efectivamente empeorando su situación.

¿Cuáles son algunos de estos estigmas?

Está loco, es un desequilibrado mental

La “locura” es un término muy impreciso y me atrevería a decir que, en la actualidad, carece de significado. El llamar a alguien “loco” conlleva una gran carga negativa en nuestra sociedad y la posibilidad de que te perciban como un loco, evidentemente causa mucho temor.

Es débil o inútil

El nivel de ignorancia en torno a las enfermedades mentales es sumamente alto y muchos  simplemente no comprenden los trastornos mentales y tampoco les interesa comprenderlos. Simplemente se limitan a verlos como una señal de la que persona es débil o delicada y no logra lidiar con las presiones naturales de la vida. Otros son más duros y ven los trastornos de ansiedad como excusa para fracasar, para no hacer las cosas o simplemente para llamar la atención, simplemente se lanzan a decir que alguien con trastorno mental es inútil, lo cual es completamente injusto y falso.

Poco a poco esto ha ido cambiando, pero es difícil, teniendo esa presión, empezar por ejemplo una terapia, pues en el momento en que los demás se enteren que visitas a un psiquiatra o psicólogo, temes la posibilidad de que esto sea visto como una señal de debilidad.

Es vago

Este es otro estima típico y muy ligado al anterior. Muchas personas creen que la ansiedad, la depresión y otros trastornos, son un lujo que se pueden dar las personas ociosas. Esto no es cierto, la relación entre depresión, ansiedad y estrés es muy estrecha. De hecho se considera que el estrés es un estado pre-ansiedad, por lo tanto, cualquier persona, en el momento en que se enfrenta con presiones que sobrepasan sus recursos, es más susceptible a estados  de ansiedad, ira o depresión. Ya sea en el trabajo o en su vida personal, una persona con ansiedad, normalmente está agotando sus recursos (pueden ser tiempo, energía, dinero, fuerzas, entre otros) y de ahí nace el problema.

En ese sentido, muchos de los trastornos mentales modernos, nacen de un estilo de vida muy cargado, lleno de ocupaciones y no son precisamente señal de una persona vagabunda.

Todo está en su mente

Esto no es cierto, la ansiedad es un trastorno real, con síntomas reales. Sin embargo, conviene dejarlo claro, tampoco es una enfermedad. La ansiedad es, en pocas palabras, una respuesta de nuestro organismo ideada para hacernos actuar frente a lo que consideramos un peligro. El trastorno de ansiedad se da cuando respuesta está fuera de control y fuera de lugar.

Entre la web de la Clínica Mayo y la página WebMD  (en inglés ambos) encontré una serie de valiosos consejos para lidiar con el estigma social, los cuales deseo compartir, con algunas acotaciones propias:

  1. Busca tratamiento. No permitas que el miedo a ser “etiquetado” con una enfermedad mental te impida buscar ayuda y mejorar. Recuerda que tu trastorno se puede superar. Cada vez se encuentran más y mejores tratamientos.
  2. No dejes que el estigma te avergüence. El estigma no sólo viene de los demás. Muchas veces somos nosotros mismos los que nos rechazamos y nos juzgamos fuertemente.  Busca ayuda, infórmate, conoce tu ansiedad y verás como no tendrás de qué avergonzarte.
  3. No te aísles. Necesitamos de los demás para crecer y mejorar. Confía en tus seres queridos. Mantente activo y rodéate de las personas que te dan apoyo y te hacen sentir bien; muchos, por temor al temor del estigma social, tienden a aislarse y separase de los demás. Este comportamiento no es saludable y puede llevar a estados de depresión y agotamiento, complicando tu recuperación.
  4. Eres más que un trastorno. No digas: “soy ansioso” di mejor, “tengo un trastorno de ansiedad”. No “eres depresivo”, “tienes depresión”, hay una gran diferencia. De este modo no te conviertes en tu trastorno; eres una persona que está pasando por una etapa.
  5. Aprende a aceptar tu condición y reconocer qué es lo que debes hacer para superarla. Eso fue lo que me llevó a escribir la guía Venciendo tu Ansiedad, pues quería tomar las riendas de mi recuperación. Puedes obtener más información haciendo click aquí.
  • Sri May 3, 2013, 8:17 pm

    Yo también pensaba que había nacido con ansiedad y que moriría con ansiedad. Quizá yo pensaba que nací así pero realmente puede ser que mis padres me inculcaran esa forma de pensar y actuar siempre llena de miedos desde pequeño. Desde que tengo uso de razón veo la vida en color gris, con sus malos momentos y lleno de miedo. No sé disfrutar de la vida y me da pena pero no sé cómo reeducar a mi cabeza para que me siga hacia una vida más feliz y sin miedos.

    • Ester Solís May 3, 2013, 9:45 pm

      Hola! Te entiendo completamente, el factor social (lo que nos enseñan en casa) es determinante en cómo manejamos la ansiedad del día a día. Pero quiero que sepas que sí se puede reeducar la mente para conseguir disfrutar de la vida, a pesar de los temores y las inseguridades.

      • Sexh Abr 11, 2014, 9:41 pm

        LLevo años y años igual. Un día que si me mareo, día tras día cansada, falta de aire, dolores de cabeza.En estos momentos estoy esperando una resonancia porque tengo pitidos y perdida de audición en el oído izquierdo. Que por supuesto como resultado dará que lo que tengo he tenido y tendré es una ansiedad de caballo como ya me ha dicho mi medico varias veces. Pero de esta no paso sin ir a un psicólogo haber si puede hacer algo conmigo. ESTOY ALGO DESESPERADA COMO VEIS.

Leave a Comment

Copyright @2015