Conociendo y reconociendo los síntomas de pánico

Quienes sufren de ataques de pánico saben conocen muy bien lo terribles que son los síntomas, pues se trata de una reacción en cadena que genera sensaciones muy extremas, en un momento fuera de lugar. Por ejemplo, es perfectamente natural sentir el corazón acelerado después de correr, bailar o hacer algún deporte, cuando esto sucede no nos parece extraño para nada. El problema es cuando estamos en una reunión de trabajo y nuestro corazón se acelera de repente, comenzamos a sudar, se nos nubla a vista y nos cuesta respirar. Esta falta de coherencia entre los síntomas y el momento en que aparecen es uno de los factores más atemorizantes de un ataque de pánico.

El primer ataque de pánico lo define todo, pues a partir de ese punto, muchas personas suman a la ansiedad que probablemente causó el ataque de pánico, ansiedad anticipatoria ante la posibilidad de tener otro ataque. Otros comienzan a tratar de controlar la situación evitando todo lo que asocian con su pánico, ya sean personas, lugares u objetos, aislándose poco a poco.

A pesar de que en el momento lo sentimos así, el pánico no es algo que sucede de la nada. Así como nosotros inconscientemente enviamos señales equivocadas de peligro a nuestro cerebro -cuando estamos muy estresados, por ejemplo, el cerebro interpreta esto como una posible amenaza o peligro real- este también nos responde de maneras muy sutiles, antes de encender los sistemas de alarma internos. En ese sentido, no es que no tenemos poder sobre el pánico, nada más, se nos hace difícil percibir las señales que lo delatan.

Sin embargo, aunque el panorama inicial parece desprovisto de esperanza, una vez que logramos desenmascarar nuestro pánico, todo se hace más llevadero. ¿Qué quiero decir con esto? Es más sencillo lidiar con nuestra ansiedad y manejar los síntomas de la misma, cuando comprendemos qué es lo que está pasando dentro de nuestro cuerpo.

Al conocer nuestro pánico, quitamos el temor, pues a pesar de lo desagradable que son las sensaciones, estamos conscientes de que son inofensivas.  Por otro lado, cuando sentimos las primeras señales, podemos comenzar a flotar por el pánico, practicando ejercicios de respiración.

La ansiedad y el pánico son muy complejos y se adaptan por completo a quien los padece, por esta razón no se puede decir que existe una cura única o alguna manera universal de lidiar con los síntomas. Sin embargo -y profundizo mucho en este aspecto en Venciendo Tu Ansiedad- es bueno conocer las técnicas de estimulación del nervio vago. Este nervio juega un papel clave en el funcionamiento del sistema nervioso parasimpático, que es la parte del sistema nervioso que, por así decirlo, apaga las alarmas que se activaron durante el ataque de pánico.

Existen varias maneras de estimular dicho nervio y así reducir los síntomas corporales. En mi caso personal, el primer síntoma de que voy a sufrir un ataque de pánico son las palpitaciones fuertes y aceleradas y una sensación de presión en la garganta. Cuando esto sucede, aplico una técnica que se trata de dar un ligero masaje circular en el punto donde se encuentra a arteria carótida -su pulso se siente a cada lado en la parte frontal del cuello, debajo del ángulo de la quijada- el punto, realiza con el dedo índice y anular, y de manera muy delicada. Para una explicación más detallada de esta técnica, haz click aquí y mira el video informativo.

Conocer el pánico es esencial para superarlo. Una vez que comprendes cómo funciona tu pánico y reconoces sus patrones, vas a ver que poco a poco puedes ir asumiéndolo como lo que es, un conjunto de reacciones corporales incómodas que suceden en un momento inoportuno. Con tiempo y paciencia el temor hacia los síntomas va a ir disminuyendo de manera natural.

 

  • psicologia online Ago 29, 2013, 4:08 am

    Hola, ¿Estás utilizando wordpress para tu plataforma web? Soy nuevo en el mundo de los blogs, pero estoy tratando de empezar y crear el mio propio. ¿Se necesita tener algun conocimiento de HTML para hacer tu blog? Te agradeceria cualquier ayuda.

    Saludos

    • Ester Solís Ago 29, 2013, 3:15 pm

      Hola! Sí, uso Word press y realmente no es necesario conocer HTML para hacer el blog.
      Saludos,
      Ester

  • Alejandro Sep 4, 2014, 4:09 pm

    Hola y gracias por la información:
    Tengo 34 años, y mi primer ataque de pánico nocturno con pérdida de conocimiento y convulsiones empezó a los 25 años, cuando tenía una profunda depresión y ansiedad. Con el tiempo, los síntomas desaparecieron, cuando, sin ningún motivo, volvieron hace cinco años; cerca de los 30; luego de lo cual también dejé de sufrirlos, pero inexplicablemente el día de ayer en la madrugada volví a tener los malditos síntomas: temor cercano a la fobia a la muerte, un profundo mareo y ahogamiento y dificultad para respirar. Como ya estaba semi-conciente de que era lo que me pasaba, logré dominar parcialmente el temor, pero a mi siempre me termina doliendo tremendamente la cabeza, por lo tanto, quiero saber si ese dolor craneal es parte de los síntomas del pánico nocturno. Gracias

  • Diana Nov 10, 2014, 8:11 pm

    hola desde hace hace 9 meses sufro de ataques de panico y a mi tambien me da dolores de cabeza muuuy fuerte . es horrible . uno trata de controlarse pero la situacion es fuerte. el pensar de q vas a morir.

  • pegatinas personalizadas Abr 22, 2015, 8:58 am

    Muy chula esta entrada, aprovecho para felicitaros
    por esta página, que os he encontrado por internet y me
    parecen todos los contenidos muy interesantes =)

Leave a Comment

Copyright @2015