¿Cómo comienza un ataque de pánico? Síntomas y otras señales

Mucho del temor que rodea un ataque de pánico, radica en la expectativa de cuándo va a suceder. Por esta razón, quienes padecen ataques de pánico, suelen experimentar mucha ansiedad anticipatoria.

La ansiedad anticipatoria está relacionada con nuestra poca capacidad para lidiar con la incertidumbre. Si bien, en el caso de la ansiedad, no todo está en nuestra mente -como algunos suelen creer- el poder del pensamiento es innegable y normalmente cuando entramos en un círculo de pensamiento negativo, como por ejemplo pensar que si manejamos nuestro automóvil tendremos un ataque de pánico, esto facilita que un ataque de pánico suceda. Es simple, porque funciona como una profecía auto cumplida: como la mente espera lo peor, el cuerpo, a su vez, se prepara para lo peor, pues percibe nuestra preocupación constante como una señal de peligro inminente, facilitando las reacciones necesarias para defendernos y así provocando los síntomas del ataque de pánico.

Entre los síntomas físicos de la ansiedad anticipatoria se incluyen: tensión muscular, dolor de cabeza, dificultad para respirar, mareos, fatiga, trastornos del sueño, entre otros. Usualmente el primer ataque de pánico es totalmente inesperado, pero una vez que termina, todo cambia, pues a partir de ahí, es natural comenzar a sentir ansiedad anticipatoria constante debido al temor de sufrir un segundo ataque y básicamente comenzamos a vivir con una alarma interna, que está fuera de control.

Esta alarma se activa sin razón aparente o al menos eso es lo que creemos, pues en realidad tiene todo un proceso complejo, que estamos motivando nosotros mismos inconscientemente.

El proceso es el siguiente:

sintomasansiedadpanicoespiral

  1. En primer percibimos algo como una amenaza y esto despierta nuestra alarma interna. Lo normal es no estar plenamente conscientes de que esto está sucediendo.
  2. Una vez detonada la alarma, se desencadenan las reacciones físicas respectivas, pues nuestro cuerpo está preparándose para defenderse, ya sea peleando o huyendo. Estos cambios son provocados por la liberación de adrenalina, bajo las órdenes de nuestro sistema nervioso simpático. A partir de este momento podemos comenzar a detectar algunos síntomas, como algunas sensaciones de hormigueo o vista borroso, pues se nos dilatan las pupilas, también puede ser que tengamos una cierta sensación de calor que recorre el cuerpo.
  3. El proceso continúa y cada vez nos sentimos más extraños, en este punto comienzan los síntomas más atemorizantes, como palpitaciones aceleradas o sensación de que algo nos impide respirar. Estas reacciones obtienen toda nuestra atención y se nos hace difícil concentrarnos en cualquier otra cosa.
  4. Al sentir que todos estos síntomas están fuera de lugar, el temor nos invade acompañado de pensamientos angustiantes y catastróficos.
  5. Finalmente alcanzamos el pico del pánico, el punto en el que todos los síntomas están en su máxima intensidad, que normalmente es justo antes de que nuestro sistema nervioso envíe las señales de calma y los síntomas físicos desaparezcan por completo, dejándonos con una gran sensación de vacío y miedo.

Es muy importante convencernos de que estos síntomas y reacciones son naturales y no son peligrosas. Todo lo contrario, el cuerpo se está preparando para defenderse de un peligro que creemos real, pero el organismo es sabio y no va a provocar reacciones que lo dañen. Aunque en el momento puede parecer así, estas sensaciones no van a durar para siempre, la respuesta de lucha o huida está ideada para bajar su intensidad eventualmente y llevarnos a un estado de calma. Nada más tenemos que tener paciencia y como decía la doctora Claire Weekes, flotar y dejarnos llevar hasta que termine.

En todo caso existen maneras de controlar estos ataques de pánico, la clave está en primer lugar, en buscar una manera de lidiar con el estrés del día a día y conocer bien como funciona nuestra propia ansiedad. Es normal tener tropiezos, así que incluso cuando estamos trabajando duramente por evitar estos ataques, puede ser que de vez en cuando los experimentemos, por esta razón es buena idea conocerlos saber cómo comienzan, qué los provoca y buscar patrones. En la página de  mi libro Venciendo tu Ansiedad, tengo un video informativo con algunos consejos y explicaciones detalladas para detener un ataque de pánico desde las primeras señales (sí, esto se puede hacer) te recomiendo que hagas click aquí para lo veas.

  • yeny Mar 17, 2014, 12:42 am

    a mi me suceden todo esos síntomas pero lo que mas me preocupa es la dificulta respiratoria incluso cuando esto me sucede me provoca hacerme daño pueden ayudarme por favor

    • Ester Solís Abr 29, 2014, 3:06 pm

      Hola! Es cierto que los síntomas respiratorios causan mucho temor. Pero, a qué te refieres con que te provoca hacerte daño?

    • luigi C Ago 9, 2015, 3:35 pm

      Hola yo sufro de ataca es de anciedad y panico de verdad es lo peor que puede pasar le al ser humano es sumamente angustian te no poder controlar esto tengo ya un año padeciendo de esta enfermedad y con medicamento es que he podido salir un poco de ella pero la verdad no es nada fácil y más aún cuando tienes estrés y una vida muy rápida !! espero te sirva el comentario amiga saludos!!

Leave a Comment

Copyright @2015