Mal humor y ansiedad

Es muy normal que las personas con ansiedad tiendan a sufrir de cambios de humor. No hay nada malo en experimentar diferentes emociones y reaccionar antes ciertos eventos de la vida, siempre y cuando estas sean balanceadas y lógicas. El problema con la ansiedad es estos cambios de humor casi siempre tienden hacia un lado negativo.

La ansiedad es una respuesta que aún no se conoce muy bien y no hay un consenso en cuanto a sus causas, lo que sí se sabe, es que cuando se tienen altos niveles de ansiedad, son muchas las cosas ocurriendo al mismo tiempo dentro de el organismo y esto afecta a la persona de manera global.

Se dice que la ansiedad puede ser causada por factores genéticos, traumas, cambios importantes de la vida, enfermedad grave, problemas personales, e incluso algunos medicamentos. Algunos afirman que la ansiedad se debe a un desequilibrio hormonal o alteraciones en la química del cerebro, otros señalan que es porque el organismo se encuentra en un estado de agotamiento, que lo sensibiliza. En fin, es muy difícil puntualizar de donde nace la ansiedad (de hecho, se cree que esto varía de persona a persona), pero se sabe que esta curiosa combinación de posibilidades para desarrollarla, hace que afecte a las personas en muchos niveles. Esta es una de las características más complicadas de la ansiedad. Es un trastorno que está ahí todo el tiempo y quien lo padece no está en capacidad de decidir cuando tener ansiedad y cuando no.

Lo cierto es que diagnosticar ansiedad tampoco es fácil. Es un trastorno que muchas personas no toman enserio, muchos pueden pensar que están pasando por un periodo de  “mal humor”. Si bien es mucho más complicado que esto, la tendencia a la irritabilidad y al mal humor es un síntoma característico de alguien que está pasando por un periodo de alta ansiedad.

La relación entre ansiedad y mal humor, siempre lleva a la pregunta de qué es lo que se da primero. Pues se puede decir que es una relación compleja, en la que, sin importar qué es lo que pasa primero, se alimentan el uno al otro. Estar sometidos a altos niveles de estrés, sentir síntomas físicos como malestar estomacal y tensión muscular, además de pensamientos extraños y mucho temor sin comprender la causa puede ser muy difícil de manejar, por lo cual es lógico que las personas no logren mantener su mejor carácter. También cabe la posibilidad de que los cambios de humor no tengan nada que ver con la ansiedad, pero a menudo la ansiedad pone de manifiesto algunos de los problemas emocionales con los que la persona también está luchando.

Es muy interesante analizar los estados de ánimo y cambios de humor, pues al parecer estos influyen sobre nosotros mucho más de lo que pensamos, incluso ayudándonos a codificar recuerdos. Cuando guardamos un recuerdo, este va coloreado con el humor y estado emocional en el que estábamos en el momento. Nuestro estado de ánimo afecta nuestra memoria y por asociación busca esos recuerdos más relacionados con el estado y humor actual, de manera que cuando estamos de buen humor tendemos a recordar detalles positivos (y viceversa) . Esto se llama “memoria congruente con el ánimo” .

En un estudio que leí recientemente se hablaba de cómo nuestras experiencias de la vida diaria son ambiguas, realmente nada es positivo o negativo, esta es una connotación que le damos nosotros mismos en el momento. Así como la ansiedad hace que percibamos amenazas donde no las hay, también hace que tengamos una tendencia a interpretar con negatividad experiencias perfectamente cotidianas, prolongando, de este modo, el mal humor.

¿Cómo controlar los cambios de humor por ansiedad?

Como he venido diciendo, el universo de las emociones es complejo, de manera que controlarlas no es fácil. Pero tampoco estamos impotentes ante nuestras emociones, siempre hay cosas que podemos hacer para retomar las riendas.

  • Si notas que estás molesto de repente, deja lo que estás haciendo de lado y piensa por un momento en las razones que están haciendo que te sientas de esta manera. Si puedes incluso escríbelas en un diario y analiza si tu reacción es o no la apropiada.
  • Muchas veces podemos saber cuando estamos a punto de entrar en un estado de mal humor. Toma un momento para pensar y relajarte, sí se puede romper con el ciclo de mal humor y sí tienes el control para detenerlo.
  • Algunos recomiendan fingir la emoción positiva. Una vez que te percatas que estás de mal humor, burlarte de ti mismo y pretender que estás de buen humor (incluso exagerarlo aunque parezca tonto) puede llevarte a sentirte bien de nuevo. No se trata de luchar contra tus sentimientos, es aceptarlos y jugar con ellos.
  • La distracción es clave. En un estudio realizado en 2010 por psicólogos de la Universidad de Harvard, intentaron registrar niveles felicidad durante diferentes actividades. Tuvieron un hallazgo clave: el mal humor atacaba cuando la mente de las personas divagaba. Los momentos de mayor felicidad fue cuando los sujetos estaban enfocados en una tarea específica.

Todos estos consejos te serán muy útiles, pero también te recomiendo que conozcas, aceptes y enfrentes tu ansiedad. Definitivamente la ansiedad no se va por su cuenta, pero sí puedes vencerla con una combinación de esfuerzos. Haz click aquí para visitar venciendotuansiedad.com para conocer más sobre el programa para superar la ansiedad que escribí, basada en mi experiencia personal. No existe un tratamiento único para la ansiedad, muchas veces toma tiempo encontrar qué es lo que nos sienta mejor, pero te garantizo que romper con el ciclo de ansiedad vale la pena.

Leave a Comment

Copyright @2015